Cómo plantear un trío a nuestra pareja…y tener éxito

Qué hombre no sueña con estar con dos mujeres al mismo tiempo?
A pesar de que las mujeres están cada vez más abiertas al tema sexual, el trío sigue constituyendo para ellas un tema bastante tabú y casi innombrable e imposible de realizar. Pero resulta que para los hombres representa el sueño erótico más excitante que pueda haber. El hecho de estar con dos mujeres no sólo reafirma su virilidad y su capacidad sexual, sino que el ver a dos mujeres en actos lésbicos frente a él y para él, constituye algo demasiado excitante.
La pregunta está en si esto debe quedarse en la simple fantasía o debemos permitirnos cumplirla. Por un lado, el llevar a cabo cualquier fantasía sexual puede resultar algo único y una experiencia increíble, pero por otro lado, muchas veces la idea que tenemos en nuestra cabeza es tan perfecta, que al momento de realizarla podemos desilusionarnos si es que no resulta cómo siempre lo fantaseamos.
 

Además, el mayor problema de hacer realidad una fantasía sexual, es que estas constituyen un motor y un activador del deseo sexual cuando estamos con nuestra pareja. En este sentido, nuestras fantasías pueden alimentarnos la pasión y el placer cuando hacemos el amor, imaginándonos que estamos cumpliendo ese sueño, lo cual puede resultar muy excitante. Pero al momento de cumplirlo, ya deja de ser una fantasía y si además al llevarla a cabo, esta no cumplió con tus expectativas y con lo que siempre soñaste, pasará a representar lo contrario a un agente excitador, es decir, te matará las pasiones más que encenderte. Otro factor que hace que cumplir las fantasías sexuales no sea lo más adecuado, es que la pareja puede pasar a un nivel en el cual necesita de todo menos de ellos dos para excitarse y para disfrutar el acto sexual. Esto podría provocar que siempre estén queriendo llegar más lejos, queriendo encontrar nuevas costumbres y poniéndose límites cada vez más lejanos para satisfacerse. Este hecho puede llevar finalmente a que la propia pareja no sea excitante y se requiera de un tercer elemento para excitarnos. Todos tenemos fantasías, ensoñaciones e imágenes que vienen a nuestra mente en momentos insospechados y a veces sospechosos. A modo de aviso, os anticipo que nuestras fantasías no se esfuman por tener una pareja estable. De hecho, a veces esa estabilidad, nos genera e inspira otras fantasías que enriquecen, modifican o se suman a las que ya arrastramos antes de ennoviarnos o desennoviarnos.


O dicho de otro modo, por tener pareja:
1Que ninguna chica se crea que va a dejar de imaginar en la ducha al policía de barba de tres días que la detiene y la registra contra la pared con lo que viene poco después, y
1Que a ningún chico se le ocurra pensar que, por tener novia, se va olvidar de imaginarse en un sillón con una pareja de féminas, una rubia con coletas y una negra de boca inmensa arrodilladas ante él, interesadas en su entre pierna… Vamos a utilizar a Freud para ubicarnos siguiendo su teoría de la mente y responder a estos conflictos internos con los que a menudo nos encontramos.

El Ello. Es la zona de la mente donde residen los deseos e instintos. Actúa según el llamado principio del placer; es decir, está motivado por todo lo que puede producir un estado de agrado. No tiene en cuenta nuestra realidad exterior solo se rige por la autosatisfacción. El Yo. Sería un grado superior al Ello, controlándolo. Diciendo decidiendo si es o no oportuno satisfacer los instintos y organizándolos. Se rige por el principio del dolor o malestar. Su comportamiento es más realista que el del Ello, pues ya toma conciencia de los estímulos negativos del exterior y condiciona la conducta para evitarlos. Incluye lógica y coherencia en el comportamiento.
Sobre todo, tiene en cuenta los peligros y las posibilidades de evitarlos. Su tarea es la autoconservación, y utiliza todos los mecanismos psicológicos de defensa que sean precisos para lograr su objetivo. El Superyó. Sería el grado superior que enriquece al YO mediante la ética, haciendo interiorizar el concepto de lo prohibido.

El exterior ya no es sólo placentero (como concibe el Ello) o doloroso (como añade el Yo), sino que también puede ser moralmente bueno o malo y, por tal motivo, prohibido. Nuestro amigo superyó se encarga de hacernos sentir culpables y de nuestros «remordimientos» de conciencia.
“Haciendo un símil, entendible, podríamos comparar la relación Ello-Yo-Superyó a la existente entre el caballo, el jinete y el entrenador en una competición hípica: el jinete —el Yo— controla que el caballo —el Ello— no se desboque y, al tiempo, sigue los consejos de su entrenador —el Superyó— para hacerlo bien. El acuerdo de los tres culmina con el éxito.”

Las fantasías sexuales danzan a sus anchas en nuestra mente y en función de la educación que tengamos vamos a poder sacarlas a la pista de baile con mayor o menor comodidad.
¿Tener pareja y masturbarse pensando en otras personas es censurable?
¿Tener pareja e imaginarse un trío me hace sentirme culpable? Pues habrá que elegir cómo queremos convivir con los constantes conflictos que nos va a proponer nuestro querido “ello” y con el que van a tener que lidiar nuestro “yo” y “superyó”. Y digo esto, por las muchas personas que me he encontrado en mis consultas que no acaban de entenderse a sí mismas respecto a sus fantasías. Vamos a poner el ejemplo de ésta oyente que le apetece hacer un trío y no tiene claro si se siente mal, bien, cómo proponérselo a su pareja, etc… Como hemos dicho, las fantasías son algo natural, normal que todos tenemos. Así que lo primero que tiene que tener claro es que…
1º Por tener fantasías, teniendo pareja: NO HAY QUE SENTIRSE CULPABLE. Nuestras parejas también las tendrán. 2º TENER FANTASÍAS SEXUALES con una frecuencia relativamente frecuente y relativamente intensa no quiere decir que NO SE ESTÉ ENAMORADA/O DE SU PAREJA y por tanto no implica serle infiel. 3º EL MOMENTO DE EMPEZAR A PLANTEAR LAS FANTASÍAS ES EN LA CAMA: La mente está abierta, estamos excitados y nuestra pareja también lo está. LAS FANTASÍAS LAS PODEMOS PLANTEAR DE MODO GRADUAL: Es decir, utilizando el ejemplo del trío de la que hablaba nuestra oyente, durante el acto, vamos a plantear primero que “nuestra pareja se imagine que hay otra persona en la habitación, luego que nos está mirando… ” en función de su reacción seguimos o paramos, de forma que se vaya acostumbrando a este tipo de frases…. “imagínate que empieza a acariciarnos…, etc. Para los hombres es mucho más factible que accedan a realizar un trío empezando con dos mujeres y no con otro hombre. Por aquello de no herir su ego masculino. 6º Los tríos hay que plantearlos en momentos de estabilidad de la relación, NUNCA EN MOMENTOS DE CRISIS EN LA PAREJA…
Ya que podría tomarse con un síntoma inequívoco de que la relación no solamente hacia aguas como binomio sino también como tándem sexual. que se hace un trío, verbalizar y simular un trío en la cama con nuestra pareja puede satisfacer en sí misma esa fantasía sin tener que llevarla a cabo de forma efectiva. Si proponemos hacer efectiva una fantasía o jugar a simularla, tendremos que estar dispuestos a jugar a simular una que satisfaga a nuestra pareja, y por tanto deberemos tener una formación de empatía, asertividad y capacidad de negocación básica.
Así pues, queridas y queridos, fantaseemos sin miedo, propongamos a nuestras parejas sin miedo pero con tacto, si queremos evitar problemas no repitamos en nuestras amigos comunes de la pareja… Y SOBRE TODO MUCHA MANDANGA!!!!
Siempre vuestro, EGOH. Vía: www.egolandseduccion.com

Galería de Fotos de un Trío espectacular:











Si tienes fotos haciendo un Trío y eres mayor de edad, envíanos tus aportaciones a nuestro correo: extremaduradigital@gmail.com con el asunto: Para la sección de Adultos de Extremadura Digital.

Comentarios

Tranny Porn Videos